04 octubre 2011

Rosquillas de anís de la abuela

Nunca había hecho rosquillas, os lo podéis creer... El otro día vi una receta en el blog de Silvia y las tuve que hacer menuda pinta tenían y he de decir que estaban muy ricas os dejo el enlace por si las queréis hacer vosotros:http://www.midulcetentacion.es/2011/02/rosquillas-de-leche-condensada.html


Las rosquillas de leche condensada de Silvia, buenísimas yo cambie la ralladura de limón por naranja y me gusto mas, la hice de las dos maneras y nos parecía mas rica con naranja . Al comerlas Miguel recordó que de pequeño comía unas que sabían a anís y le gustaban mucho y me dijo que si las podía hacer. Como no las iba hacer si me lo he pasado pipa haciendo rosquillas estaría haciendo rosquillas todo el día, me parece muy divertido, cosas que tiene una, ja,ja,ja.


Ingredientes:

125 gr azúcar
100 gr manteca de cerdo ibérico
2 huevos L
1 vaso de anís
1 cc anises
1cc levadura
harina la que necesite en mi caso 500 gr
aceite girasol para freir

Mezclamos los huevos con el azúcar, batimos bien. Añadimos la manteca y volvemos a mezclar muy bien veréis que la manteca no queda del todo mezclada tranquilos luego con la harina lo hará.
Añadimos el anís  liquido  y removemos, luego ya nos queda la harina la levadura y los anises, mezclamos todo bien, la harina añadirla de poco en poco yo necesite 500gr pero podéis necesitar menos o mas ya sabéis que lo de la harina es un mundo. Así que poco a poco hasta que la masa no se nos pegue en los dedos.
 Tapamos con un trapo y dejamos reposar 1 hora.
Una vez reposada la masa ponemos la sartén con abundante aceite a fuego medio, ojo con la temperatura del fuego que yo peque de ingenua en eso y las primera que hice de leche condensada se me tostaron por fuera pero por dentro no estaban hechas y era por que tenia mucha temperatura el aceite así que ya sabéis fuego medio-bajo. Cogemos un poco de masa y hacemos un churro, unimos las puntas bien para que no se abran y las ponemos a freír. Freímos por los dos lados. Sacamos a una fuente con papel absorbente .
Ya están lista para comer. Gustaron mucho a Miguel por su puesto y a mis suegros también, mi suegra me dijo que tenían el mismo sabor que las que hacia su madre.
Si no queréis echar anises también quedan muy bien.



Espero que os gusten.



Esta foto es de las rosquillas de leche condensada, como podeís ver son mas esponjosas, cada una tiene su encanto.







3 comentarios:

  1. Rocío, creo que has encontrado la receta perfecta para liberar tensiones!! Ya sabes, que tienes un mal día, ¡a hacer rosquillas! Jajajaja

    A mí no es un dulce que me llame mucho, y sin embargo, a veces nos regalan una bolsita, y las devoro cosa fina. De pequeña sí me gustaban más, pero ahora no exagero si te digo que hace siete años que no pruebo una rosquilla...

    Espero que Alonso ya esté mejor, y siento que tu corazonada no fuera errónea (las madres, que todo lo saben!).

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. No sé qué ha pasado, que al ir a ver las orejuelas (nunca las he probado) me ha saltado la receta de las rosquillas, y he pensado que era más reciente que la otra, pero ya veo que han sido cosas de la tecnología, y de la patas que estoy hecha!!

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Que buena pinta. Yo también me he animado a hacerlas, a mi manera. Echales un ojo a ver que te parecen. Un saludo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar un comentario.